Nuevos Aires en el Sector de Drones

La Comisión Europea le da nuevos aires a los Drones 

Tras tomar cartas en el asunto, la Comisión Europea, en relación con la implementación de normas y procedimientos para drones, ha publicado un nuevo borrador donde podemos ver aclaraciones y modificaciones, eso sí… siguiendo la línea de las bases asentadas por la EASA.

Este borrador llega en un momento en el cual el sector de los UAVs o drones necesita tomar un rumbo definitivo para consolidarse como un mercado potencial dentro de la Unión Europea. A estas alturas del partido, son conocidas la mayoría de aplicaciones y utilidades que estos sistemas suponen; inspección, vigilancia, fotografía… son solo algunos de estos múltiples usos.

Para hacernos una idea de las novedades incluidas en esta última publicación de la Comisión, cabe destacar las modificaciones incluidas en las características operacionales de cada categoría (abierta, específica, y certificada), entrando más en detalle en los procedimientos de evaluación del riesgo, mitigación de estos, y la autorización necesaria para volar en cada una de ellas.

En relación a los anexos incluidos, es imperativo señalar y remarcar la necesidad de mostrar la conformidad del producto (en principio, en la categoría abierta) a través del Marcado CE y el de subcategoría operacional (C0, C1, C2, C3, y C4). De este último, debemos comentar que se ha desarrollado con mayor detalle las características técnicas de los sistemas incluidos en cada una de estas subcategorías con el fin de tener más claro el alcance operacional de las mismas y, si cabe, tener menos dudas a la hora de elegir una de ellas para mostrar la conformidad de nuestro sistema.

Igualmente, se hace mención de la importancia de verificar el cumplimiento de la ley de protección de datos y privacidad. Tema relevante y de actualidad, a ser tomado muy en cuenta, sobre todo, en operaciones que impliquen volar en espacios muy típicos de la vida cotidiana (sobre zonas urbanas, parques, circuitos de carreras…) y así conseguir una aceptación social en lo referente al uso de estos dispositivos en nuestro día a día.

Con todo esto, solo queda esperar a que se oficialice este documento y sus respectivos anexos y poder (por fin) ver la consolidación del sector dentro del mercado europeo.